Minientrada

Que la a vida iba en serio

Hoy me ha llegado una carta de un viejo amigo y me he dado cuenta de que con Internet y con tanto movil y “Whats App” hacía veinte años que no me mandaban una, entendiendo como tal una carta de verdad. Por supuesto sin contar las del banco, ni las facturas.

Venía escrita a mano, con pluma y en un sobre color sepia. Lo cierto es que me ha sorprendido muchísimo encontrarla en el buzón. En un primer momento pensé que me invitaban a una boda y me he exprimido el cerebro pensando … ¿Pero quien se casa?.

Pero no es una invitación de boda. Es un carta de despedida de mi amigo Jaime después de estar luchando casi año y medio contra un puto cáncer. Lo que hoy he recibido es una demostración de valor y entereza, una oda a la amistad y al amor, un tratado de vida que termina con una frase ya célebre y que expresa algo de lo que no somos conscientes hasta que vemos la muerte de cerca. Que esta vida iba en serio.

Jaime hermano como te echo de menos. Ojalá el día que me toque a mi sea, por lo menos la mitad de valiente de lo que has sido tu. Guardare tu carta y la releeré para tenerte a mi lado siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s