Minientrada

Anacleto merece la pena

En los último años, las producciones “made in Spain” que llegan a las salas de cine están demostrando tres cosas: que existe una nueva remesa de directores yanacleto_in-615x327 guionistas jóvenes con capacidad de contar historias que arrastren a miles de espectadores a las salas de cine; que los productores están dispuestos a arriesgar dinero en películas muy alejadas de ese cine de autor que dominaba la oferta cinematográfica foránea; y que el victimismo tan frecuentemente explotado de que a los españoles, a diferencia de otros ciudadanos europeos como franceses o alemanes, somos poco patriotas en lo que respecta al cine es rotundamente falso.

“Anacleto, agente secreto”, al igual que otras tantas cintas estrenadas recientemente, es un ejemplo claro de esta situación. Hoy la taquilla ha acogido con optimismo esta cinta, sin embargo, hace no muchos años hubiese sido imposible adaptar con dignidad un personaje creado en 1964 por Manuel Vázquez Gallego para la Editorial Bruguera. Editorial responsable de iniciar toda una edad de oro del comic español en la que consiguió vender cada semana, en Kioscos y librerías, miles de comics de Mortadelo y Filemón, Superlópez, Zipi y Zape o Rompetechos. Anacleto fue entonces la
respuesta ibérica a un cine de espías que arrasaba en taquillas (también en televisión con la serie Misión Imposible). Surge así una especie de Maxwell Smart o Superagente 86 a la española: torpe, asolado siempre por la mala suerte y maltratado por un jefe que ignoraba sus más básicos derechos laborales.

Dirigida por Javier Ruiz Caldera, Anacleto pasa con muy buena nota la complicadísima prueba de adaptar este tipo de comic a la pantalla. Tanto Imanol Arias, que está magnífico en su papel de antihéroe, como Quim Gutiérrez, confieren credibilidad y ternuAnacleto agente secretora a unos personajes que en ningún momento rechinan a pesar de enfrentarse a todo tipo de situaciones cómicas, por momentos hilarantes. Está claro que no estamos ante una producción que vaya a ganar premios prestigiosos pero es que, en ningún momento ha sido este el objetivo de la cinta. Y en ese sentido, Anacleto no defrauda, porque ofrece al espectador exactamente lo que promete: pasar un buen rato y reír a carcajadas. Un último consejo, evite a toda costa el tráiler de la película porque contiene algunos de sus mejores momentos, un error imperdonable y cada vez más frecuente las promociones de las películas no sólo españolas, también las americanas.

PD: Podéis tener mas información sobre comunicación, producida por Íñigo Lapetra Muñoz en esta sección digital.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s